Ruta al Miro desde Brañas de Susañe

Hoy nos vamos de nuevo al Alto Sil, una de nuestras zonas favoritas de El bierzo. Casi a 2 km de Valdeprado se encuentran las Brañas de Susañe (1254 m)., un pequeño conjunto de casas a la derecha de la carretera donde comenzamos nuestra ruta.

Nos dirigimos hacia el Cabanón de los Bernardos para comenzar el ascenso siguiendo el arroyo de Busmori entre robles, abedules, acebos, servales, saúcos y algún que otro madroño. No tardamos en encontrarnos con algún bonito salto de agua y la Cascada de Aguas Blancas, primeras paradas fotográficas obligadas. El camino continúa perdiéndose un poco entre la vegetación, entre piornos que nos doblan en altura, pero continuamos subiendo.

No tardamos en llegar a los corros de pastores de la braña de Busmor (1.550 m), a los pies del que creemos que es Cornón de Busmor (aunque en los mapas aparece como La Fana del Coronxo). Acometemos el Miro por la izquierda, hacia el Collado de la Bobia subiendo por un canchal de piedras que no tenían la decencia de quedarse quietas ni un momento. Tomamos un pequeño respiro al llegar a la Laguna Bermecha superior, una pequeña laguna de origen glaciar que mantiene el agua durante todo el año. Nos dejamos a su hermana pequeña más abajo sin darnos cuenta…

Cuando llegamos al Collado de Bismor (1.833 m) las vistas son impresionantes; toda la Sierra de los Ancares, la Sierra de Gistredo y hasta los emblemáticos picos de las Ubiñas. Desde allí bajamos al Pozo Cheiroso (1.784 m). Al llegar a este magnífico lugar se empiezan a formar unas nubes que nos dan un poco de mala espina, pero aún así disfrutamos de él como se merece. Como me encantan las leyendas que siempre tienen estos lugares no puedo dejar de contar estas: Dicen que el Pozo Cheiroso es un “ojo de mar”, o sea, un agujero en la tierra que comunica el mar Cantábrico con la cordillera. Dicen los pastores que a menudo podían oírse las olas del mar desde el Cheiroso cuando el Cantábrico había marejada. También se dice que en sus aguas habitan desde monstruos hasta ninfas o hadas, llamadas aquí “Ondinas”, que lavan sus cabellos en las mañana de San Juan. Se comenta que merodea un oso totalmente blanco, cuyas huellas se ven frecuentemente en la época de nieves.

Continuamos por el cordal hasta alcanzar el Miro de Valdeprado (1.985 m) donde disfrutamos del entorno y recuperamos un poco las fuerzas. Comenzamos el descenso por un sendero entre monte bajo dejando a nuestra derecha Peña Boquín (1.986 m) y más adelante el Cornón de Busmori (1.932 m probablemente el nombre correcto sea Beigardón) hasta llegar al Collado de Coronxo, donde empezamos a bajar hacia las lagunas de Fasgueo, las vistas siguen siendo una maravilla.

Llegamos a las Lagunas de Fasgueo (1.770 m), dos lagunas de origen glaciar y el lugar perfecto para comer ya que las nubes, al final, lo único que hicieron ha sido dejar un cielo de película.

Ya sólo nos queda bajar de nuevo a nuestro punto de inicio por un camino bien acondicionado y en una bajada sin tregua hasta llegar a la carretera de Valdeprado, por la que caminaremos menos de un kilometro para dar por concluida esta ruta.

Distancia: 11 Km
Tiempo en Movimiento: 3 h 46´
Desnivel: 780 m.
Desnivel acumulado: 950m.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s