Valle del Silencio

Es frecuente confundir y extender la denominación de Valle del Silencio a todo el Valle del Oza e, incluso, al conjunto de valles que forman las cercanías de Santiago de Peñalba. Forma parte de la conocida como Tebaida berciana (la Tebaida es una región del Antiguo Egipto que, por ser desértica, se convirtió en un lugar de retiro de numerosos ermitaños cristianos.)

En el siglo X San Genadio fundó un oratorio dedicado a Santo Tomás (la zona es conocida por los lugareños como Santo Tomé) del que a día de hoy no queda resto alguno (hay constancia de que en el siglo XVII existían restos). En principio, en este lugar y no en Santiago de Peñalba, donde se encontraba un monasterio fundado alrededor de 910-916 por San Genadio, es donde su discípulo, San Fortís, pensaba construir la iglesia mozárabe pero terminó construyéndose en su ubicación actual por el abad Salomón, probablemente debido a la muerte de San Fortís en 930, y descansando los restos de San Genadio en su interior, a sus pies.

En una pared de la montaña, situada a la entrada del valle, en su lado oeste, se encuentran varias cuevas naturales. Una de ellas es la conocida como Cueva de San Genadio en la cual el santo pasaba largas temporadas meditando.

Cuenta la leyenda, que un hombre, llamado San Genadio, decidió retirarse a la vida espiritual para convertirse en ermitaño en este bello lugar. El santo estaba tratando de rezar y meditar sin poder concentrarse por los ruidos exteriores. Salió rápidamente, alzó las manos al cielo y gritó: “Callad!”. Y a partir de ese momento, todos enmudecieron y el valle quedó en un silencio absoluto. Y es cierto que aquí los ruidos son más quedos que en otras partes, y se repiten esos misteriosos “rumores”, similares a los que se escucha en el Teleno.

Anuncios

2 pensamientos en “Valle del Silencio

  1. La leyenda dice que lo que le molestaba al Santo en su oración era el sonido del agua, entonces gritó: Silencio, agua! y el arroyo se escondió. En la base del farallón escarpado, se asoma entre los mármoles muy frio, como el acero helado y , por si acaso, en silencio, que quiere seguir siendo río Silencio por un valle del Silencio!!!!!!!!! lo cuenta Hernán Alonso en el libro BIERZO, y a mi me lo contaba mi abuela nacida en Bouzas cuando de niña me llevaba caminando por ese bonito valle a buscar miel a Peñalba, que recuerdos!!!!!!

  2. Pingback: La Tebaida Berciana: Ruta, fotos, información, mapa y track

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s